Ni ve que su mismo fuego presto su beldad destruye, y que donde el goce empieza el placer allí sucumbe - Mariano José de Larra