Las almas grandes son capaces tanto de los mayores vicios como de las más excelsas virtudes. - René Descartes