El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y en vender como si estuviera en quiebra - Henry Ford