Los odios de los hombres generalmente nacen del temor o de la envidia - Niccolo Maquiavelo