Una vez aprendemos a hacer sentir de manera diferente a nuestros interlocutores, en vez de hacerles entrar en razón, seremos mejores comunicadores. Además, hacer sentir requiere menos palabras, esto es, menos esfuerzo por nuestra parte y por parte del oyente para recordar nuestro mensaje. - Arthur Rowshan