Aquellos cuya conducta se presta más al escarnio, son siempre los primeros en hablar de los demás - Molière