Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas. - Oscar Wilde