En una mano lleva la piedra, y con la otra muestra el pan. - Plauto