En la vida no hay clases para principiantes; enseguida exigen de uno lo más difícil - Rainer Maria Rilke