La riqueza ennoblece las circunstancias del hombre, pero no al hombre mismo - Immanuel Kant