La felicidad es una lucha contínua, porque las penas no se olvidan, sólo cambian de lugar en la memoria - Rafael Amargo