Aquél que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio - Confucio