El hambre espía en la casa de los pobres, pero si la habitan personas trabajadoras, no se atreve a entrar. - Benjamin Franklin