El gobierno debería establecerse de modo que ningún hombre pueda temer a otro - Montesquieu