Absurdo sería pedir al cálculo lo que puede dar la abnegación. - Concepción Arenal