El bien y el mal no existen si no hay libertad para desobedecer - Erich Fromm