¿Y no te parece que hay algo de repugnante y de impío en esa infelicidad que olvida al infortunio?¿Y no te parece que Dios debe negar la entrada en su reino al dichoso que no lleve sobre su cabeza la bendición de algún triste?. - Concepción Arenal