El que no recibe más que impresiones gratas, se degrada física y moralmente, se envilece sin remedio. - Concepción Arenal