Indudablemente, para gobernar se precisa la firmeza; pero también mucha flexibilidad, paciencia y compasión - Henri Lacordaire