En cierta ocasión se ha dicho: el hombre pierde la razón con su último millón. Hoy el ahorrador la pierde con su primer millón - André Kostolany