No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano - Jacinto Benavente