¡La pluma! Ese poderoso instrumento de los hombres insignificantes - Lord Byron