Si no puedes avanzar una pulgada, retrocede un pie. - Lao-Tsé