El ruido de un beso no es tan retumbante como el de un cañón, pero su eco dura mucho más. - Oliver Wendell Holmes