Cuando veas el bien, procede como si nunca pudieras alcanzarlo completamente ; cuando te veas frente a frente con el mal, procede como si fueras a probar el calor del agua hirviendo - Confucio