Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra - Rabindranath Tagore