La razón se hace adulta y vieja; el corazón permanece siempre niño. - Ippolito Nievo