¿Qué le importa la condena eterna a quien ha encontrado por un segundo lo infinito del goce? - Charles Baudelaire