Vale más un testigo de vista que diez de oídas. - Plauto