Pero la familia va dejando de ser la célula que reproduce casi automáticamente las relaciones sociales tradicionales - Santiago Carrillo