La misma debilidad de Dios procede de su omnipotencia - San Agustín