Morir desilusionado es la mayor de las aflicciones - Henri-Frédéric Amiel