Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad. - Confucio