Una fe que nosotros mismos podemos determinar, no es en absoluto una fe. - Benedicto XVI