A veces el destino escoge a uno de nosotros y lo tranforma en un magnífico poema; otras veces, lo pulveriza. - Noel Clarasó