Para decir la verdad, poca elocuencia basta - Sócrates