El que súbito se determina, súbito se arrepiente - Séneca