Las manos que dicen adiós son pájaros que van muriendo lentamente - Mário Quintana