Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece. - Juana de Ibarbourou