Hace falta ser casi heroico en los pensamientos, para que las acciones sean, por lo menos, aceptables o inofensivas. - Maurice Maeterlinck