Quizás a nadie atormentamos como a nuestra madre; quizá por ningún cariño sacrificamos menos; tan seguros estamos de poseerlo siempre, de que siempre perdona. - Jacinto Benavente