Siempre hay una solución cuando la fe no se pierde - Rubén Blades