Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es-coja - Francisco de Quevedo