Nunca olvidéis, discípulos, que un gobierno opresor es más cruel que un tigre. - Confucio