Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime - Bertolt Brecht