Los buenos son más sospechosos a los tiranos que los malos; la virtud ajena siempre les resulta temible - Salustio