Van mal los asuntos humanos cuando queda solamente la fe en los asuntos materiales - Marco Aurelio