Mi humildad perdona tu ignorancia - Carlos Cáceda