Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades. - Goethe