Amarse a sí mismo marca el principio de un idilio que durará eternamente. - Oscar Wilde